Señales de un matrimonio tóxico aparentemente normal

¿Quieres saber si estás en un matrimonio tóxico?

¿Miras a otros matrimonios y sientes que el tuyo es igual al de ellos, pero te despiertas infeliz todas las mañanas pensando en lo que te pasa todo el día y te sientes así?

Nadie nos dio una guía cuando nos casamos. No hay instrucciones paso a paso sobre cómo poner las cosas en marcha y casarse con éxito. En cambio, nos lanzamos a cosas que nunca antes habíamos hecho, esperando todas las respuestas y viviendo felices para siempre.

No es sorprendente que te encuentres en este lugar preguntándote si estás en un matrimonio tóxico, pero no tan seguro.

Déjame ayudar. Los signos de un matrimonio tóxico pueden parecer normales, pero no lo son.

#1 – Desprecio.

El desprecio se define como “el sentimiento de que una persona es valorada, despreciada o despreciada”. Los signos de desprecio incluyen poner los ojos en blanco, palabras desagradables, sarcasmo y despido.

El desprecio es difícil de identificar porque se explica fácilmente. Oh, me lo merezco, o simplemente está gruñón, o simplemente está presumiendo ante sus amigos, estas son excusas que a menudo se usan para el desprecio.

Piense en sus interacciones con su esposo. ¿Hay desprecio? ¿Uno o el otro, o ambos, hablan sarcásticamente? ¿Hablas a tus espaldas? ¿Pone los ojos en blanco cuando su pareja intenta explicarle?

La primera señal de un matrimonio tóxico es el desprecio. El respeto en una relación desaparece cuando las personas se desprecian. Sin respeto, nada más importa.

#2 – Combate.

Las discusiones en un matrimonio son completamente normales. Es imposible que dos personas vivan juntas durante muchos años sin problemas que lleven a peleas.

Muchas mujeres creen que las peleas de cualquier tipo son normales siempre y cuando no haya un ataque físico. Pero eso no es cierto. Las peleas que son a la vez rutinarias y extremas, incluso sin violencia física, no son normales. Este es el sello distintivo de un matrimonio tóxico.

¿Usted y su pareja pelean a menudo? ¿Peleas por todo, desde el color del cielo hasta la hora de preparar la cena? ¿Tus batallas se intensifican rápidamente? ¿Se atacan personalmente? Nunca hay una solución para estas batallas, ¿simplemente te retiras a tus respectivos rincones para enfurruñarte?

Si lo anterior describe la forma en que ha evolucionado su disputa, es probable que esté en un matrimonio tóxico. Aquellos que no solo no pueden ponerse de acuerdo en nada, sino que se tratan tan horriblemente en sus discusiones, definitivamente son matrimonios enfermizos.

#3 – Secreto

Cuando me casé, le guardé muchos secretos a mi marido. No le hablé de lo que sentía por él. No vacuné a mi hijo hasta que cumplió 5 años y olvidé decírselo. Me olvidé de pagar mi factura de cable durante tres meses y luego actué en estado de shock cuando se cortó. Odio la forma en que usa una camisa de manga corta para trabajar en el verano. Yo no le dije nada de esto.

Además, paso mucho tiempo diciéndole a mi amigo cosas que no le dije. Sabían especialmente lo molesto que estaba con él y fueron parte de mi decisión de no vacunar a mis hijos. En muchos sentidos, mi amigo es un sustituto de mi marido.

No creo que importe. Ninguno de estos secretos es tan importante, no es como si lo estuviera escondiendo. Sentí que le ocultaba estos secretos para protegerlo a él ya mí mismo de la ira y el desprecio que existían en nuestro matrimonio.

Ahora sé que los secretos pueden matar un matrimonio. Si dos personas que eligen construir sus vidas juntas no pueden compartir las pequeñas y grandes cosas del otro, entonces su matrimonio debe ser tóxico. Incluso si piensan que están mintiendo para proteger a su pareja, todavía están traicionando a su pareja con el silencio.

Entonces, si no estás compartiendo todo con tu pareja, especialmente si se entera de algo que lo molestará, definitivamente estás en un matrimonio tóxico que podría estar condenado.

#4 – Distancia

Cuando su esposo entra por la puerta, ¿su primera reacción es abrazarlo? Si pudieras elegir a alguien con quien ir al cine, ¿sería tu esposa? ¿Eres la primera persona a la que quieres contarle tus buenas noticias a la persona con la que duermes todas las noches?

Con el tiempo, a medida que el matrimonio crece, la pareja se vuelve tan entusiasta que damos por sentado el uno al otro. Los abrazos, la confianza y el tiempo libre no siempre son parte de un matrimonio a largo plazo.

Habiendo dicho eso, si la distancia entre usted y su cónyuge es más un abismo, si nunca se tocan, si nunca pasan tiempo juntos, si prefieren morir antes que compartir nada personal, entonces su matrimonio es tóxico. estado.

Las personas con matrimonios saludables se esfuerzan por mantener una relación física con su pareja. Realmente disfrutan pasar su tiempo libre juntos (la mayor parte del tiempo) y hablar entre ellos sobre las ganancias y pérdidas en sus vidas.

Considere la distancia entre usted y su cónyuge. Si piensas en el Gran Cañón, lo más probable es que estés en un matrimonio tóxico.

#5 – Silencio

Una de las mayores características de un matrimonio tóxico es el silencio.

El silencio significa falta de comunicación. El silencio significa guardar rencores, no hace falta decirlo. El silencio significa que la conexión en cualquier forma significativa es imposible.

El sello distintivo de una relación saludable es cuando dos personas pueden comunicarse bien. Ya sea sobre lo que hay para cenar, lo que hizo tu suegra el fin de semana pasado o el hecho de que te molestaron nuevamente, la comunicación es lo que mantiene a las personas conectadas.

Cuando la comunicación se detiene, también se detiene cualquier posibilidad de una relación feliz. El silencio dejado en su lugar es una placa de Petri en la que puede crecer la desconexión, la ira y el resentimiento. Las palabras no estaban terminadas, y la frustración estaba estofada.

¿Cuándo fue la última vez que usted y su pareja hablaron de manera significativa? Cuando están juntos, ¿hay alguna forma de comunicación o comparten el espacio en silencio? Si usted y su pareja dejan de hablar de cualquier cosa, incluido el clima, probablemente estén en un matrimonio tóxico.

Reconocer los signos de un matrimonio tóxico es la mejor manera de intentar salvarlo antes de que sea demasiado tarde.

¿Te llevas bien con tu pareja? ¿Estás en desacuerdo sobre las cosas sin discutir? ¿Guardas secretos o mantienes la distancia? ¿Has dejado de comunicarte de alguna manera significativa?

Si alguna o todas estas cosas son ciertas, entonces es probable que estés en un matrimonio tóxico en el que quieras comenzar a trabajar o salir.

No desperdicies tu vida en un matrimonio tóxico: ¡la vida es demasiado corta para desperdiciarla!

La información expuesta en este artículo es de índole informativo, se recomienda siempre comparar información con otras fuentes de internet, antes de tomar una decisión sobre cualquier aspecto.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *