¿Por qué a los humanos les gustan las flores?

¿Por qué a los humanos les gustan las flores?

Los insectos polinizadores tienen una relación muy obvia con las plantas: visitan una flor de colores brillantes en busca de alimento (néctar) y, a cambio, recogen el polen y lo llevan a las flores vecinas, polinizándolas en el proceso. Es una relación alimentaria mutuamente beneficiosa. Uno puede imaginar razonablemente cómo evolucionó esta relación a lo largo de millones de años, con plantas que usan el color, la forma y el olor de las flores para competir entre sí para atraer la mayor cantidad de insectos y aumentar la producción de semillas.

Las flores siempre han sido un indicador importante en la evolución del recurso más importante de la humanidad, el alimento, ya sea inmediato, cercano o pendiente. De la mano de las abejas, nuestros antepasados ​​serían parte del proceso evolutivo de las flores y las plantas: cuando los polinizadores zumbaban en lo alto del dosel, consumían semillas y las ayudaban a propagarse ampliamente.

La simetría también es un indicador clave. La simetría es nuestra preferencia para encontrar socios humanos basados ​​en la simetría facial. Aquí es donde Da Vinci es útil. Numerosos estudios han demostrado esto, y se cree que hemos encontrado que la simetría facial bilateral es un indicador de salud y calidad genética. Este es otro antiguo regalo evolutivo otorgado a los seres vivos durante millones o incluso miles de millones de años. En realidad, la cara de nadie es verdaderamente simétrica, pero cuanto más cerca de la perfección, mejor. Se dice que Leonardo da Vinci sabía que la cara no es realmente simétrica, por lo que la Mona Lisa se ve más realista. Al final del día, todos somos matemáticos subconscientes haciendo cálculos algorítmicos en el mundo matemático.

Si no ha visitado Paradise Garden de Monti Don, este también podría ser un buen punto de referencia. Hay muchas referencias a formas y patrones geométricos en el diseño islámico. Diseñar un jardín con líneas geométricas perfectas y equilibrio muestra un aprecio por los principios universales de la vida misma (o Dios).

Nuestro amor por la simetría se refleja en el diseño humano de automóviles, edificios y jardines. Las flores son obviamente simétricas, por lo que encontramos su forma hermosa. Según se informa, las flores simétricas bilateralmente contienen más néctar que las flores simétricas radialmente, lo que sugiere un hábitat más rico, por lo que la comida puede ser otro factor en nuestra preferencia por las flores más simples.

La gente ahora puede atribuir su amor por las flores a la belleza, el color, la forma y la fragancia. Sin flores, las plantas solo serían verdes y el mundo sería un lugar más oscuro.

Las flores nos hacen felices al activar esos químicos cerebrales felices. La dopamina se desencadena por la expectativa de recompensa. En el mundo donde nuestros cerebros han evolucionado, las flores son una gran señal adicional porque señalan la llegada de la abundancia después de un invierno de hambre. Hoy estamos llenos todo el año, por lo que inconscientemente asociamos las flores con la comida. Pero el florecer de una flor desencadena la sensación de que algo especial se acerca porque desencadena la dopamina.

Los colores brillantes proporcionaron valiosos nutrientes a nuestros antepasados ​​cazadores-recolectores. Equilibraron su dieta escaneando en busca de manchas. No lo hacen porque saben de química, lo hacen porque la dopamina los hace sentir bien. Hoy, el color y la variedad te harán sentir bien y llamarán tu atención, incluso si puedes obtener los nutrientes de otras formas.

Las flores inspiran confianza social de muchas maneras. Comunican la intención de poner energía en una relación. Muestran respeto por la vulnerabilidad. Sentimos la impermanencia de las flores, que nos recuerdan que el cuidado es necesario para sostener la vida. Las relaciones pueden ser tan frágiles como las flores, y nuestro cuidado de las plantas nos ayuda a recordar el cuidado que necesitan nuestras relaciones.

¡Una caminata de flores silvestres desencadena todos los químicos cerebrales felices en muy poco tiempo! Cuando lo encuentras una y otra vez, obtienes un flujo constante de dopamina. Cuando compartes esta emoción con los demás, activas la oxitocina. Cuando te aplaudes por participar en esta maravillosa actividad, disparas la serotonina. Si caminas duro, incluso aumentarás las endorfinas.

Quizás la mejora de nuestra salud mental al estar al aire libre y relajarnos en el jardín (especialmente las abejas y las mariposas simétricas) se remonta al pasado. Realmente no deberíamos ser esclavos digitales, siempre conectados a dispositivos, nunca soltándonos, separándonos del mundo en el que nacimos. Deberíamos comer bayas en las hamacas de los árboles y ver a las abejas trabajar en las flores. Tal vez sea un poco de gran alcance, pero antes de que nos demos cuenta de la belleza y la naturaleza que nos rodea, es posible que pasemos por alto lo que tenemos frente a nosotros.

La información expuesta en este artículo es de índole informativo, se recomienda siempre comparar información con otras fuentes de internet, antes de tomar una decisión sobre cualquier aspecto.

Comments

No comments yet. Why don’t you start the discussion?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *