La felicidad es más importante que el éxito

La felicidad es más importante que el éxito

Seguir el plan de otra persona puede parecer muy fácil y un atajo hacia el éxito, ¡pero en realidad no te brinda la felicidad y la autosatisfacción que tu propio plan puede lograr!

Mucha gente cree erróneamente que la felicidad y el éxito son casi similares y proporcionales entre sí. Sin embargo, en realidad, ¡no lo es! Por lo tanto, comprender la diferencia práctica entre el éxito y la felicidad es esencial para todos. El éxito es grande, pero no a expensas de tu felicidad. El éxito no siempre te trae felicidad, pero si eres feliz, tus posibilidades de éxito son mayores.

Como dice la experta en coaching profesional Megan Tull: «Si logras tus objetivos y superas los desafíos con una mentalidad alegre y libre, entonces tu vida va por el camino correcto. ¡Adelante! Pero si te arrastras hacia abajo en cada paso del camino , entonces es hora de detenerse y repensar sus prioridades».

En este siglo XXI, el mundo se ha convertido en el escenario de la carrera, y todos están en una carrera, sin saber dónde parar o cómo será la línea de meta. En su mayor parte, la felicidad tiene que ver con lograr metas o tener cosas tangibles; por lo tanto, la felicidad tiene sentido.

Si miras a tu alrededor, tus compañeros de trabajo pueden verse felices después de una promoción reciente, o un amigo que compró un automóvil puede verse súper feliz, pero si tratas de profundizar en sus vidas, es posible que los encuentres vestidos de felicidad para cubrir las cosas. arriba. Los primeros pueden sentirse sobrecargados con reuniones y plazos, privarse del sueño por la noche y sufrir de presión arterial alta, mientras que los segundos luchan por mantener el statu quo en la sociedad.

Ahora, pregúntate a ti mismo – ¿estás feliz?

¿O también estás corriendo por el éxito en lugar de la felicidad?

Para simplificar las cosas, echemos un vistazo a los siguientes puntos y comprendamos la diferencia entre «éxito» y «felicidad».

El éxito significa vivir una vida planificada. La felicidad es vivir con pasión.

Te gradúas a los 21 años y consigues un trabajo decente nada más salir de la universidad. Eres altamente productivo y recibes ascensos y aumentos regulares. Has estado en muchos lugares: gracias a tu lugar de trabajo, pagaron tu vuelo y se quedaron a cambio del trato comercial que trajiste. Lamentablemente, cuando estás en Londres, nunca tienes tiempo para sentarte junto al Támesis y te pierdes la vida nocturna de París porque tienes una reunión matutina a la que asistir. Su vida está impulsada por la planificación: ¡siempre hay otra fecha límite u otra tarea importante que no puede esperar! Pero piénsalo, ¿puede la vida esperarte? ¡Tal vez no!

En lugar de atrasarte con el horario, aliméntate con pasión. Tómese un tiempo para usted durante estos viajes de oficina y experimente lo mejor que este lugar tiene para ofrecer. Su productividad aumentará automáticamente y adoptará un nuevo enfoque en todo lo que haga. Te darás cuenta de que vale la pena tomarse el tiempo para conocerte a ti mismo y descubrir qué es lo que realmente te apasiona. Si todavía está estresado por las reuniones y los plazos, es hora de repensar el trabajo que está haciendo.

¡Probablemente no es algo que deberías estar haciendo, y solo te estás involucrando por el dinero que te pagan!

Un artista nunca pinta un cuadro con el fin de venderlo, lo pinta por amor. Haga una pausa y piense: si no le pagaran, ¿estaría igual de ansioso por hacer el trabajo? Tu respuesta definitivamente te facilitará las cosas.

El éxito es trabajar hacia tu propio progreso. La felicidad es trabajar para los demás.

Las personas exitosas tienden a trabajar más allá de sus límites físicos, mentales y emocionales. Ponen en riesgo su salud y sienten que no pueden encontrar el tiempo para comer bien, beber suficiente agua, hacer suficiente ejercicio y dormir lo suficiente. Su única preocupación es mantenerse por delante de los demás. Intentan mantener su conocimiento en privado, temiendo que si otros lo supieran, podrían tener una mejor oportunidad. ¿Es lo mismo para ti? ¿Tiene miedo de compartir sus ideas con sus compañeros, pensando que podrían ganar su favor?

Recuerda, si subes una escalera sin la ayuda de nadie, siempre tendrás miedo de caerte y lastimarte. Por el contrario, si estás escalando con otras personas, sabes que alguien te sostendrá si te caes, lo que en sí mismo te da una sensación de seguridad. El éxito radica en crecer solo, mientras que la felicidad radica en crecer con los demás.

En un mundo donde todos están ocupados organizando sus propias vidas, ¿por qué no unirse a ese pequeño grupo de personas en diferentes caminos para ayudar a los necesitados? En lugar de comprar boletos para unas vacaciones de lujo, haga un viaje voluntario a cualquiera de los países del tercer mundo, pase tiempo en las afueras de las principales ciudades y use sus habilidades para cambiar algunas vidas. Ayude a las comunidades locales a vivir una vida mejor educando a sus hijos y concienciando a las mujeres sobre su salud física e higiene. Puede parecer una contribución trivial, pero la alegría que experimentarás no tendrá precio.

El éxito significa luchar por más. La felicidad es estar satisfecho con lo que tienes.

¿Estás viviendo con pensamientos constantes de «no es suficiente»? ¿Siempre estás buscando algo más grande y mejor? Sin duda, esto te hará sentir vacío y cansado. Te estás perdiendo mucho de lo que tienes ahora. Vuelve tu atención a lo que tengas a mano. En lugar de ser solo un acumulador, comienza a compartir lo que tienes y observa cómo se dispara tu felicidad. Las personas sabias saben que «perseguir la felicidad puede ahuyentarla».

No sabes lo que depara el futuro, por lo que ahorrar dinero para tiempos imprevistos es una tontería. Ahora es el momento en que puedes vivir: ¡la mayoría de nosotros ignoramos el presente, ahora mismo, pensando en lo que harás en los días venideros! Ahora, elige estar agradecido por la vida y aprecia cada pequeño aspecto de lo que tienes.

El éxito es tener suficiente riqueza. La felicidad radica en tener relaciones sanas.

La riqueza no puede ser tu escalera a la felicidad. El dinero importa, y tener suficiente a veces puede hacer la vida más fácil. ¡Pero el dinero nunca es garantía de felicidad! Si realiza la investigación adecuada, encontrará que algunas de las personas más miserables de nuestro planeta también son las más ricas.

Si está enfermo, es posible que tenga suficiente dinero para recibir tratamiento, pero es posible que no tenga a alguien que lo cuide de la manera más amorosa o que ore por su pronta recuperación. ¡Pasar demasiado tiempo en un maratón para ganar dinero puede dejarte solo sin nadie cerca! En lugar de centrar toda su atención en generar riqueza, comience a invertir en las relaciones que realmente le importan. Te traerá un mejor amor y experiencias compartidas que el dinero no puede comprar.

Alimenta tus relaciones. Dile a tus padres que les agradeces por hacerte quien eres hoy. Escribe pequeños «gracias» a quienes han tocado tu vida de alguna manera. Hágales saber a quienes lo inspiraron lo agradecido que está con ellos. Comparte tus posesiones más cercanas con las personas que más quieres. Cuéntales a tus compañeros cómo sus ideas te han ayudado a moldearte a ti mismo. Sea generoso sin dudarlo cuando comparta su amor, paciencia y amabilidad con los demás.

Cuando miras a otras personas exitosas, parecen hacerlo fácilmente, pero solo ellos saben cuánto tienen que pasar para llegar a estas posiciones. Si miras a las personas felices, te dirán que es una tarea fácil: no necesitas nada para ser realmente feliz. Ya está allí, dentro y alrededor de ti, solo tienes que encontrar el camino hacia él.

Tu única tarea es descubrir qué te hace feliz y cómo el camino hacia la felicidad te lleva a las metas que deseas alcanzar en la vida. Una vez que descubras esto y comiences a perseguir el propósito para el que fuiste creado, encontrarás una sensación de plenitud y plenitud que nunca imaginaste. No tienes que luchar para obtener la oportunidad que siempre has soñado. En cambio, estas oportunidades llamarán a su puerta.

Comienza a hacer aquello para lo que fuiste creado y sé feliz hasta que lo logres.

como se cita Alberto Schweitzer, «El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si amas lo que haces, tendrás éxito».

La información expuesta en este artículo es de índole informativo, se recomienda siempre comparar información con otras fuentes de internet, antes de tomar una decisión sobre cualquier aspecto.

Comments

No comments yet. Why don’t you start the discussion?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *