He aquí por qué vestirse para el éxito realmente funciona

He aquí por qué vestirse para el éxito realmente funciona

Foto de Ruthson Zimmerman en Unsplash

«La ropa hace a los hombres».

«Vístete para el trabajo que quieres, no para tu trabajo».

«Cuando conoces a un hombre, lo juzgas por su ropa; cuando te vas, lo juzgas por su corazón».

Desde que la gente puede recordar, la sociedad civilizada ha concedido gran importancia a la ropa. En la década de 1600, el rey Luis XIV mostró su estatus y opulencia a través de sus elecciones de moda. Su ropa suele destilar lujo con cascabeles, encajes, perlas, cintas y bordados dorados.

Hizo cumplir estrictos códigos de moda para todos en Versalles. Cualquiera que solo quisiera estar en presencia del rey tenía que usar un atuendo específico de alto nivel. Para los hombres, era un abrigo de seda o terciopelo llamado habit habillé. Para las mujeres, era un vestido bordado conocido como «gran hábito de corte». Además, el rey Luis XIV solo se permitió a sí mismo y a hasta 50 nobles usar justaucorps à brevet, una chaqueta de seda azul claro.

Estas elecciones de ropa trazaron una línea clara entre la aristocracia y el hombre común. Usar estos artículos no solo prueba que estás a favor del rey, sino también que tienes suficientes ingresos disponibles para gastar en ellos.

Incluso hoy en día, la ropa todavía juega un papel importante en la determinación de su estatus y riqueza. Usar marcas de lujo como Louis Vuitton y Gucci es una declaración en sí misma: «Tengo dinero para estas cosas».

Pero no necesitas comprar un bolso de $2,000 para hacer una declaración sobre ti mismo. Prácticamente cualquier cosa que te pongas dice mucho de ti. La gente se disfraza para impresionar a los demás. Quieres verte bien, no solo porque te sientes bien, sino porque quieres que la gente te mire positivamente.

Vestirse también puede afectar en gran medida su éxito futuro y su desempeño laboral. No solo afecta la forma en que las personas lo perciben, sino que también afecta su capacidad para ser contratado y ascendido en el negocio. Si bien no necesita comprar un traje Prada de $ 3,000, aunque podría ayudar, sí debe prestar atención a cómo se viste.

Aquí hay algunas maneras de por qué deberías vestirte para el éxito:

1. Mejor creatividad

Vestirse te hace sentir más fuerte, lo que conduce a una mejor creatividad. Un estudio de 2015 en la revista Social Psychology and Personal Science realizó cinco pequeños experimentos para probar cómo los participantes bien vestidos pensaban de manera diferente a sus compañeros vestidos informalmente.

Un experimento pidió a los participantes que eligieran su definición de palabra preferida. Una definición es «abstracta» y la otra es «concreta». Por ejemplo, dos descripciones de la votación son «marcar papeletas» e «influir en las elecciones». La segunda definición es mucho más abstracta y representa mirar el panorama general en lugar de los pequeños detalles.

Otro experimento se centró en la capacidad de los participantes para categorizar palabras de forma creativa. Por ejemplo, un pensador abstracto podría poner «camello» en la categoría de «vehículo» porque las personas pueden montar un camello para el transporte. Un pensador concreto no haría esto.

Después de completar los cinco experimentos, los investigadores notaron que aquellos que usaban ropa formal se sentían poderosos y podían pensar mejor de manera creativa y ver el panorama general.

2. Ropa formal, negocias por más dinero

Los trajes y las corbatas pueden ser costosos, pero pueden pagarse por sí mismos la próxima vez que negocie un salario o pago.

Un estudio de la Universidad de Yale de 2014 mostró que 128 hombres de entre 18 y 32 años estaban involucrados en transacciones de compra y venta falsas. Los que vestían pantalones de chándal y sandalias promediaron una ganancia supuesta de 680.000 dólares. Por otro lado, sus pares ganaron un promedio de $2.1 millones, más del triple. Los participantes que usaron ropa neutral ganaron un promedio de $1.58 millones.

Los investigadores también notaron que las personas que vestían informales tendían a retirarse más que los hombres bien vestidos. Este comportamiento infunde un sentido de respeto y autoridad en los participantes correctos.

Foto de Artem Beliaikin en Unsplash

3. Las marcas de lujo te hacen más popular

La próxima vez que vaya a una entrevista de trabajo, intente usar marcas de lujo de alta gama. Un estudio en el Journal of Business Research encontró que quienes usaban marcas de lujo eran tratados mejor en casi todos los sentidos.

En el primer experimento, los investigadores pidieron a 180 participantes que calificaran la riqueza y el estatus de una mujer en función de su fotografía. Los participantes vieron una de las tres imágenes, todas idénticas excepto por el logotipo de la marca (lujo, no lujo o ninguno) en la blusa. Cuando una mujer tenía el logotipo de una marca de lujo, era más probable que los participantes creyeran que era más rica y de mayor estatus.

En el segundo escenario, 150 participantes vieron un video de una mujer que se entrevistaba para una pasantía. Aparte del logotipo de su marca, esta mujer se ve y se comporta exactamente igual en todas las situaciones. Una vez más, las participantes otorgaron la máxima puntuación a las mujeres que vestían marcas de lujo. Pensaron que ella era la mejor persona para el trabajo y merecía el salario más alto.

Incluso las organizaciones benéficas, las marcas de lujo están sesgadas. Los investigadores encontraron que cuando los abogados usaban marcas de lujo, las personas estaban dispuestas a donar más a organizaciones benéficas.

Sin embargo, este estudio tiene algunas salvedades. En primer lugar, las personas deben poder reconocer instantáneamente el logotipo de la marca. Cuando las personas no entienden la marca, no tienen sentido. En segundo lugar, a muchos observadores no les gusta la ropa «escandalosa» o «llamativa». Incluso las marcas de lujo necesitan tener un cierto nivel de sutileza.

4. Usar la ropa incorrecta puede afectar sus posibilidades de ser promovido

Muchas empresas modernas, especialmente las nuevas empresas, no tienen códigos de vestimenta estrictos. No es raro entrar en una empresa de tecnología y ver a los ejecutivos con sudaderas con capucha, pantalones cortos o camisetas con gráficos. Si bien es agradable vestirse informalmente, puede afectar sus posibilidades de ascender en la escala corporativa.

El estudio de OfficeTeam encuestó a más de 1000 trabajadores, 300 altos ejecutivos y 300 gerentes de recursos humanos de EE. UU. y descubrió que casi todos hacían hincapié en la vestimenta adecuada. De hecho, el 80 % de los gerentes y el 86 % de los empleados dicen que la ropa que usas para trabajar afecta tu capacidad para ser ascendido. Además, el 32% de los gerentes dijeron que tuvieron que enviar a alguien a casa debido a la vestimenta inadecuada.

Curiosamente, el estudio también encontró que los hombres tardaban más en elegir qué ponerse. Los hombres dedican una media de unos 12 minutos a elegir la ropa, mientras que las mujeres dedican una media de 9 minutos.

5. El atractivo te hará ganar más dinero

La gente guapa parece tener toda la suerte. Hay muchos estudios sobre la llamada «prima de belleza» que muestran que las personas atractivas ganan más dinero simplemente por su apariencia. El estudio más famoso data de 1994, cuando los economistas observaron los salarios en los EE. UU. y Canadá y descubrieron que las personas atractivas ganaban entre un 12 % y un 14 % más que sus pares poco atractivos.

Esa cifra parece variar de un estudio a otro, con la «prima de la belleza» de hasta el 20 por ciento y la «penalización fea» tan baja como el 14,9 por ciento.

Fuente: IZA – Instituto de Economía Laboral

Eso no es todo. Varios estudios han demostrado que las personas atractivas obtienen más votos, tienen más empleo, pasan menos tiempo en prisión y se las considera más inteligentes. Los colegas también tienen más probabilidades de querer trabajar con colegas atractivos. Un estudio en el Journal of Economic Psychology encontró que el 39 por ciento de las mujeres y los hombres hermosos dijeron que eran útiles. Solo el 16% de las personas de apariencia promedio y el 6% de las personas poco atractivas son juzgadas de la misma manera.

Esto se conoce como el «efecto halo», en el que las personas juzgan la personalidad de una persona en su totalidad en función de un solo rasgo. ¿Tienes un look de supermodelo? Bueno, felicitaciones. Se le considera automáticamente más saludable, más amigable, más inteligente y más exitoso que la persona promedio.

Pero no te preocupes ahora. Un estudio en el Journal of Business and Psychology encontró que la mayoría de los estudios de «premium de belleza» no tienen en cuenta factores como la inteligencia, la extroversión, la salud y la conciencia, todos los cuales están asociados con mayores ganancias. De hecho, el estudio encontró que las personas que eran «muy poco atractivas» ganaban más que aquellas que simplemente eran «poco atractivas».

Aunque desafortunadamente no puedes cambiar tus genes, puedes cambiar tu ropa. Vale la pena tomarse el tiempo y el esfuerzo todos los días para vestirse lo mejor posible e impresionar a sus compañeros.

En conclusión

Tu éxito depende en gran medida de lo que otras personas piensen de ti. Quiere ser el tipo de persona con la que los demás quieren trabajar, pagar y promocionar. Afortunadamente, tú tienes algo que decir sobre cómo te ven los demás. Todo comienza con la forma en que te vistes por la mañana. Tomarse unos minutos cada mañana para elegir la ropa adecuada y arreglarse puede ser muy rentable.

La información expuesta en este artículo es de índole informativo, se recomienda siempre comparar información con otras fuentes de internet, antes de tomar una decisión sobre cualquier aspecto.