7 maneras de detener una relación controladora

7 maneras de detener una relación controladora

Puede haber enlaces de afiliados en esta página, lo que significa que recibimos una pequeña comisión por cualquier artículo que compre. Como asociado de Amazon, obtenemos ingresos de las compras elegibles. Haga su propia investigación antes de realizar cualquier compra en línea.

No es fácil mirarse en el espejo y descubrir que es usted quien está siendo controlado en una relación… ya sea que la relación sea romántica, familiar o amistosa.

Parte de la razón es que los rasgos del controlador no siempre se presentan de la misma manera.

Controlar no significa que uno esté gritando o menospreciando a alguien todo el tiempo. Puede ser más sutil.

Para algunos, esto puede parecer demasiado preocupante o preocupante. Para otros, es un bombardeo de consejos o regaños no solicitados. Meter sus narices donde no pertenecen.

Para saber si está siendo controlado, debe hacerse algunas preguntas. Algunos de los más comunes son:

  • ¿Admito rara vez (o nunca) que estoy equivocado?
  • ¿Estoy dispuesto a comprometer mis expectativas sobre cómo deben hacerse las cosas o cómo debe comportarse alguien?
  • ¿Respeto a los amigos o aficiones que mi pareja necesita para separarse de mí?
  • ¿Tengo siempre la última palabra?
  • ¿Estoy usando el sexo o la intimidad como arma?
  • ¿Estoy usando el viaje de la culpa para mis propósitos?
  • ¿Recurriré a pelear hasta que el otro lado «se derrumbe» y ceda?

Si está seguro de que tiene una personalidad controladora y cree que está dañando sus relaciones, no es demasiado tarde para detenerse… pero requiere esfuerzo.

A veces incluso ayuda profesional.

En este artículo, proporcionaré 7 pasos prácticos para ayudarlo a dejar de tomar el control… o al menos ponerlo en el camino correcto.

1. Aprende a manejar tu ansiedad identificando tus factores estresantes

La necesidad de control a menudo surge de la ansiedad… ansiedad impulsada por el miedo, el estrés o la incertidumbre.

¿Qué causa el estrés en tu vida?

¿Cómo se relaciona esto con su comportamiento hacia los demás?

Por ejemplo, si se siente estresado económicamente, puede seguir pidiéndole a su esposa que rinda cuentas de cada dólar que gasta. Puede solicitar ver su recibo o estado de cuenta de su tarjeta de crédito.

Puede que lo vea como una falta de confianza en ella… o una falta de respeto. La controlas como a un niño.

Por otro lado, solo está tratando de controlar los gastos y sacar a su familia de las deudas.

Tus intenciones son honorables, pero la forma en que dejas que la ansiedad dicte tu comportamiento no lo es.

Está en control.

En lugar de pedirle que le responda, trate de explicarle las razones detrás de sus acciones y busque su ayuda para equilibrar y mantener el presupuesto.

Una vez que haya identificado lo que le causa estrés, puede relacionarlo con ciertos comportamientos y ajustarlo en consecuencia.

2. Identifica tus inseguridades

Los comportamientos controladores a veces pueden ser una manifestación de las inseguridades que te inculcaron cuando eras niño. Nunca es lo suficientemente bueno o tiene que ser la mejor idea.

Como adulto, es posible que veas esto como una segunda oportunidad para establecer el tono de tu vida… y de las vidas de las personas más cercanas a ti.

También hay algunas inseguridades que no surgen hasta que estamos en una relación particular.

Tales como celos, problemas de confianza e insuficiencias. La autoestima también puede jugar un papel.

Si quieres dejar de ser controlado, necesitas identificar tus inseguridades y enfrentarlas de frente.

En la mayoría de los casos, encontrará que una inseguridad es una combinación de factores.

Por ejemplo, si subiste unos cuantos kilos después de tener un bebé… podrías comenzar a sentirte menos atractiva. Si te sientes menos atractiva, es posible que estés celosa del nuevo pasante de tu esposo. Entonces podrías comenzar a cuestionarlo cada vez que dice que trabaja hasta tarde o bebe con sus compañeros de trabajo. Empiezas a perder la confianza en él y te encuentras escaneando sus mensajes de texto mientras él está en la ducha… buscando verificación.

A continuación, empiezas a arreglar más cosas para la pareja… así rara vez están separados y él no tiene tiempo para beber después de salir del trabajo.

¿Ves lo que está pasando aquí?

Una pequeña inseguridad lleva a una serie de inseguridades potencialmente evitables y catastróficas… Ahora bien, las inseguridades pueden hacer que te comportes de manera irrazonable, poniendo así en riesgo tu relación.

No necesariamente estás tratando de controlarlo sin una buena razón.

Confía en mí… si intentas sofocar demasiado a alguien, le darás todo el combustible que necesita para hacer realidad tus peores pesadillas.

Si tu pareja se siente atrapada e infeliz por mucho tiempo, encontrará la felicidad en otra parte.

Entonces, en lugar de culparlo sin razón, trate de mejorarse a sí mismo.

Si no está satisfecho con su peso, únase al gimnasio… o cambie su guardarropa si se siente desapercibido.

Encuentra un nuevo trabajo o pasatiempo que te haga sentir bien para que no descargues toda tu frustración con tu familia.

A menudo, el control es la reacción equivocada a otras cosas que no funcionan para usted.

3. Cuida tu boca: aprende a identificar y eliminar palabras o frases de control

Las palabras son cosas poderosas.

Transmiten emociones de gratitud, respeto, reconocimiento, amor y alegría.

Pero también pueden expresar sentimientos de tristeza, decepción, resentimiento, asco, ira y odio.

Muchas personas controladoras usan el lenguaje como arma.

A veces pueden ser contundentes y dolorosamente directos.

Otras veces, su desdén se expresa de forma menos evidente. Como un ninja acercándose sigilosamente a ti.

Si quiere dejar de controlar, es importante comprender cómo usa ciertas palabras o frases y cómo las perciben los demás.

Frases como «Solo quiero lo mejor para ti» o «¿De verdad quieres hacer esto (o usar) aquello?» es un ejemplo de palabras pasivo-agresivas que pueden interpretarse como un comportamiento controlador.

Pocas personas responden bien cuando se les dice constantemente que no toman decisiones. Después de un tiempo, comienzan a resentirse contigo por hacer que se cuestionen a sí mismos… o terminan sacándote de sus vidas.

Antes de elegir palabras que no puedas retractar, piensa en lo que esa persona significa para ti.

4. Deja de intentar controlar el resultado de algo

Por mucho que nos encantaría actuar juntos, la vida no siempre va según lo planeado.

Como dicen, la mayoría de la gente entiende esto y puede seguir la corriente.

Los controladores, en cambio, cuestionan la idea de no dejar que las cosas sigan su curso.

Trabajarán incansablemente para mantener el control sobre una situación o persona… incluso si ejerce presión sobre su relación.

Estas personas pueden dejar que sus hijos estudien durante horas después de la escuela sin permitirles socializar o ver televisión durante la semana… solo para sacarles sobresalientes.

Si quieres dejar de ser controlado, debes darte cuenta de que no todo en la vida está bajo tu control.

El problema es que no importa cuánto los hagas intentar, todavía tienen el potencial de luchar y cometer errores en ciertas áreas. En parte porque eres demasiado duro con ellos, lo que genera estrés… pero también porque son humanos.

Si quieres dejar de ser controlado, debes darte cuenta de que no todo en la vida está bajo tu control.

Por más fuerte que puedas, no puedes evitar que las personas vivan sus propias vidas. Y no puedes evitar que sucedan cosas malas.

Lo que puedes controlar es tu reacción.

También puede tratar de formar expectativas más realistas con las que todos puedan trabajar. De esa manera, es menos probable que te decepciones.

5. Determina si tus esfuerzos realmente están funcionando

Ahora que ha admitido que tiene el control, es hora de ver a dónde lo lleva.

¿Funciona para ti?

¿estás feliz? ¿Ese es tu compañero? ¿Son niños?

¿Tu amistad es recíproca?

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es «no»…entonces debe averiguar qué funciona y qué no.

A veces se le pide que tome el control de la situación.

Si descubre que su hijo sale con amigos y le causa problemas o se comporta de manera diferente, es posible que deba sacarlo de la situación. Pídele que deje de verlos.

También puede hacer que vuelva a encarrilarse inscribiéndola en una actividad extracurricular o en un programa de voluntariado.

Si bien ella puede pensar que eres tú quien tiene el control, tus acciones son necesarias para evitar que siga un camino que no puede volver atrás.

Por el contrario, si su esposa tiene un nuevo amigo que no le gusta solo porque tiene opiniones políticas diferentes… no tiene derecho a decirle que no pueden ser amigos. No tienes que pasar tiempo con esa persona y debes confiar en que tu esposa no cambiará.

Respetar las opiniones de los demás y aceptar cortésmente no estar de acuerdo es parte del proceso cuando tratas de dejar de tener el control… al igual que ser capaz de identificar esos momentos en los que necesitas tener el control.

6. Haz que alguien en quien confíes evalúe tu comportamiento

A veces es necesario alejarse de una situación para obtener información. Si te acercas demasiado a él, es posible que no siempre veas con claridad.

A veces, es posible que necesite buscar la ayuda de alguien en quien confíe para dar una opinión imparcial sobre algo.

Esto es especialmente cierto si desea dejar de tomar el control.

Esta persona puede ser un familiar, amigo, colega. Incluso podría ser una ex novia o un ex novio, suponiendo que todavía estén hablando.

Lo que importa es que valores sus opiniones y estés dispuesto a escuchar.

Realmente lo escuché.

Esta persona también debería ser capaz de darte una crítica constructiva sin hacerte sentir mal por tus acciones… ya que esto puede hacer que dejes de escuchar e ignores cualquier buen consejo que te ofrezca.

7. Los opuestos pueden atraerse: acepte las diferencias entre usted y su pareja

La mayoría de las personas controladoras no se llevan bien con los demás.

Si dos personas con conductas controladoras están en una relación, es probable, pero a menudo, que estén locas porque ninguna quiere ceder.

Si una persona controladora está en una relación con una persona más pasiva, es probable que la relación sea unilateral y menos satisfactoria.

Si quieres dejar de ser controlado, necesitas entender qué los hace diferentes a los dos.

La relación ideal es una relación simbiótica. Una asociación en la que dos personas diferentes pueden abrazar las diferentes personalidades del otro y trabajar juntas para ayudarse mutuamente a crecer.

Si bien es importante entablar relaciones con personas con intereses y metas similares… también puede ser muy aburrido si no tienes opiniones, intereses o sueños propios.

Si quieres dejar de ser controlado, necesitas entender qué los hace diferentes a los dos.

No intente obligar a su esposa a ver fútbol con usted un domingo por la tarde, incluso si sabe que está aburrida… ¿por qué no encontrar un deporte u otra actividad que ambos disfruten hacer antes del partido?

Pueden ir de excursión o tomar una clase de yoga juntos.

Ve a tu lugar favorito para un delicioso desayuno.

Luego, cuando llegue el momento del juego, sentirá que sus necesidades están siendo satisfechas y tal vez incluso lo sorprenda al ver la primera mitad.

Si sus quejas sobre su pareja tienen más que ver con conflictos de personalidad que con sus intereses… el arte del compromiso aún se aplica.

Por ejemplo, no necesariamente puedes cambiar a alguien que es descuidado o voluble.

Ciertos rasgos son innatos, no aprendidos. Es difícil lograr que alguien cambie lo que ha estado haciendo la mayor parte o toda su vida.

Lo mejor que puede esperar es encontrar un terreno común sobre el cual permanecer juntos… sin romperse.

Reflexiones finales sobre cómo detener el control

El hecho de que a veces puedas tener el control no te convierte en una mala persona.

El hecho de que estés pidiendo ayuda para dejar de tomar el control lo demuestra.

No puedes ser demasiado duro contigo mismo.

La culpa solo te detendrá.

Tu deseo de controlar las cosas proviene de alguna parte.

Ya sea una persona o una circunstancia que te hizo así… se puede olvidar con tiempo, disciplina y paciencia.

Solo quieres cambiar.

Y deja que la gente sepa que estás dispuesto a trabajar por ello.

nicole krause Ha estado escribiendo personal y profesionalmente durante más de 20 años. Tiene una doble licenciatura en inglés y estudios cinematográficos. Su trabajo ha aparecido en algunas de las principales publicaciones del país, los principales medios de comunicación, publicaciones en línea y blogs. Como madre de cuatro hijos felizmente casada (y muy ocupada)… sus artículos se centran en la crianza de los hijos, el matrimonio, la familia, las finanzas, la organización y las reseñas de productos.

La información expuesta en este artículo es de índole informativo, se recomienda siempre comparar información con otras fuentes de internet, antes de tomar una decisión sobre cualquier aspecto.

Comments

No comments yet. Why don’t you start the discussion?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *