5 pasos para volver a la estabilidad después de que su idea de negocio de un millón de dólares fracase

Debes haber escuchado que siete de cada diez empresas fracasan dentro de la primera década de su concepción. Por preocupante que parezca este hallazgo, el hecho es que el fracaso empresarial es como un pedazo de pastel que todo emprendedor debe al menos probar.

La suposición común de la mayoría de los empresarios es que un negocio sin una idea sólida es un negocio fallido. Entonces, en lugar de mantener los pies en el suelo, pasaron años tratando de encontrar ideas de “un millón de dólares” que no pensaron que fracasarían.

No hay duda de que las malas ideas de negocios a menudo conducen al fracaso. Pero la verdad es que el fracaso empresarial no es una historia que solo cuentan las organizaciones mal concebidas. Porque, en la mayoría de los casos, las buenas ideas también fallan. De hecho, varias de las mejores ideas que algunos de los líderes empresariales más exitosos del mundo ejecutaron al principio de sus carreras fracasaron.

El cofundador de Microsoft, Bill Gates, una vez fundó Traf-O-Data, una empresa de análisis de datos fallida, con Paul Allen. Steve Jobs lanzó Apple Lisa, Apple III y otros excelentes productos que fracasaron durante su mandato como director ejecutivo de Apple. Henry Ford, el fundador de Ford Motor Company, fundó dos empresas automotrices fallidas antes.

Aunque estos empresarios se encontraron con el fracaso, nunca permitieron que el fracaso les impidiera tener éxito.

Si su buena idea comercial falla y está a punto de renunciar, aquí hay cinco pasos prácticos que puede tomar para restaurar la estabilidad:

1. Aceptar los hechos

Muchos empresarios son reprimidos por el fracaso porque siguen huyendo de la verdad. Cuando una idea de negocio fracasa, no tiene sentido encubrir la verdad o evitar la realidad. Una idea de negocio fallida es una idea de negocio fallida, ¡y punto! Por ejemplo, Microsoft se creó porque Gates pudo aceptar el hecho de que Traf-O-Data falló.

El cofundador de Apple, Steve Jobs, dijo una vez: “Si hice lo mejor que pude y fracasé, lo hice lo mejor que pude”. dinero y energía tratando de dinamizarlo, será menos difícil volver a encarrilarse.

“Al mundo no le importa tu autoestima. El mundo espera que logres algo antes de sentirte bien contigo mismo”. Bill Gates

2. Asumir la responsabilidad

Uno de los muchos pasos en falso que toman los dueños de negocios y los ejecutivos después de que fracasan sus grandes ideas de negocios es jugar el juego de la culpa, poniendo excusas por sus fallas. Ya sea que dirija una empresa Inc. 500 o una tienda familiar, debe asumir la responsabilidad cuando sus buenas ideas comerciales fallan.

En el caso de las grandes organizaciones, asumir la responsabilidad no significa evitar castigar a cualquiera cuyo fracaso sea resultado directo de su incompetencia. En cambio, significa pasar menos tiempo pasando la pelota y poniendo excusas y centrándose más en el camino a seguir. Cuando una buena idea de negocio falla, no pase la responsabilidad, sino que asuma la responsabilidad por el fracaso y asegúrese de evitar que vuelvan a ocurrir errores similares.

3. Pregunte “¿Por qué?”

Por cada fracaso que experimenta una empresa, hay una razón. La mayoría de las veces, las buenas ideas fracasan debido a una mala ejecución, mala planificación, malas decisiones de gestión y falta de profesionales. Sabiendo que todo fracaso tiene un motivo, es necesario que te preguntes: “¿Por qué fracasó la idea de negocio de ‘X’?”.

Uno de los líderes empresariales más exitosos del mundo, Bill Gates, dijo una vez: “Es bueno celebrar el éxito, pero es más importante aprender del fracaso”. Aprende una lección o dos. En el futuro, estas lecciones pueden servir como un mapa, guiándolo en el camino hacia el éxito cuando comience exploraciones similares.

4. Evita las emociones negativas

En el espíritu empresarial, el fracaso es una de las cosas que hace que un viaje valga la pena. Entonces, cuando una idea de negocio falla, el emprendedor solo tiene dos opciones: presentar una nueva idea o revisar una existente y comenzar. Si bien esta es la norma, muchos empresarios nunca se recuperan debido a una cosa: la negatividad.

La negatividad (o el pesimismo) puede descarrilar el viaje empresarial de cualquier emprendedor. Aceptar las dudas, pasar tiempo con personas tóxicas y abrirse a las oportunidades son lagunas a través de las cuales la negatividad puede arruinar la carrera de un emprendedor. Para ganar estabilidad después de que fracase su buena idea de negocio, debe deshacerse del pesimismo y construir relaciones con personas positivas y de ideas afines.

“El fracaso es un estado mental, nadie es derrotado hasta que el fracaso es aceptado como realidad.” – Bruce Lee

5. Acepta el puño y sigue adelante

La capacidad de levantarse y seguir adelante después de muchos fracasos es lo que separa a un verdadero emprendedor de un “aspirante” a emprendedor. O tomando prestadas las palabras de Steve Jobs: “Creo que la mitad de la diferencia entre un empresario exitoso y un empresario fracasado es pura perseverancia”.

Eres un emprendedor. Una persona con propósito, visión y misión. Como emprendedor, inicialmente no creíste que el viaje estaría lleno de arcoíris y unicornios, ¿verdad? Cuando tus mejores ideas de negocio fracasen, recuerda que eres un emprendedor. Y en el espíritu empresarial, va en contra de las reglas del juego admitir la derrota temprano, incluso después de un fracaso.

¿Cómo te recuperas de los contratiempos? ¡Comenta abajo!

La información expuesta en este artículo es de índole informativo, se recomienda siempre comparar información con otras fuentes de internet, antes de tomar una decisión sobre cualquier aspecto.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *