5 hábitos para dejar de complacer a los demás

5 hábitos para dejar de complacer a los demás

Puede haber enlaces de afiliados en esta página, lo que significa que recibimos una pequeña comisión por cualquier artículo que compre. Como asociado de Amazon, obtenemos ingresos de las compras elegibles. Haga su propia investigación antes de realizar cualquier compra en línea.

Por qué decimos «sí» a lo que realmente hacemos no haga ¿quiero hacer?

Un día, hace unas semanas, un nuevo compañero me pidió que saliéramos a tomar una copa después de salir del trabajo. Me gustaba, me gustaba estar con ella y comencé a verla como una amiga. Sin embargo, mi primer pensamiento fue: «¿Qué? ¡De ninguna manera! No».

Pero, ¿qué hay de malo en salir con amigos del trabajo fuera de la oficina?

De hecho, solo quiero ir a casa y ponerme el pijama después de salir del trabajo y ver a mi hija. Realmente no quiero hablar más sobre el trabajo, definitivamente no quiero estar en otro ambiente ruidoso.

Pero acepté ir porque ella quería. No quiero discutir con ella de un lado a otro o si me pregunta por qué no puedo ir y luego tiene que admitir que es solo porque no quiero ir.

el hecho es, soy agradable.

Ahora bien, no es algo que haga a menudo. Ni siquiera diría que es algo que suelo hacer. Pero definitivamente estoy familiarizado con ese sentimiento de ceder, ya sea para aliviar los sentimientos de otra persona o evitar una conversación más difícil.

Las personas simpáticas se preocupan por cómo los percibirán los demás si dicen que no. Si bien las personas agradables no quieren ser vistas negativamente, a menudo no son conscientes de que esta tendencia puede conllevar riesgos para la salud física y mental.

En este artículo, exploraremos cómo el objetivo de complacer a los demás puede volverse destructivo. Exploraremos las desventajas de ser demasiado halagador y por qué deberías evitarlo. Luego, examinaremos 5 hábitos prácticos que puedes usar para dejar de ser agradable.

Empecemos.

¿Qué es complacer a los demás?

Una persona simpática es alguien que hace todo lo posible por dejar de lado sus propios deseos para hacer felices a los demás. Lo hacen porque en el fondo temen ser abandonados o rechazados por sus seres queridos. Sin embargo, al hacer todo lo posible para evitar el conflicto, a menudo terminan soportando un mal trato por parte de los demás, o incluso siendo aprovechados, sabiendo que aceptarán hacer lo que quieran.

Algunas características comunes de complacer a los demás incluyen:

  • Tiende a estar de acuerdo con todos
  • Nunca digas no»
  • Ten siempre una larga lista de tareas
  • interdependencia
  • Necesita verificación para sentirse bien
  • cámbiate para adaptarte a las personas que te rodean
  • Evita los conflictos a toda costa
  • Nunca admitas sentimientos heridos

Para muchas personas que complacen a los demás, la necesidad de complacer a los demás surge de la necesidad de aceptación debido a la falta de autoestima. Las personas simpáticas esperan que al aceptar ayudar a los demás, serán apreciadas y queridas. Esto se convierte en un problema cuando las personas confunden agradar con amabilidad general y comienzan a perder la vida por ello.

Aquí hay un punto clave: la amabilidad solo ocurre cuando no tienes una agenda personal detrás de tus acciones. Solo muestras amabilidad cuando antepones desinteresadamente las necesidades de los demás a las tuyas… y no lo piensas dos veces.

Por ejemplo, si un colega le pide que lo compense, puede estar de acuerdo, con la esperanza de que pueda ayudarlo en el futuro. O bien, es posible que no espere que lo ayuden a cambio, pero desea evitar parecer que no es un jugador de equipo. Si acepta ayudar a su compañero de trabajo, no es un acto bien intencionado.

Ahora considere si su hijo necesita ayuda con los proyectos escolares porque valora su opinión y no tiene confianza en su trabajo. En este caso, puedes aprovechar la oportunidad para ayudar sin esperar que él haga nada por ti a cambio. Este es un acto de bondad.

Desventajas de ser una persona agradable

Halagar puede parecer agradable e inofensivo, pero puede tener graves consecuencias. A menudo, las personas que complacen a los demás están tan concentradas en hacer felices a los demás que se olvidan de sus propias necesidades y valores. Cuando te comprometes a hacer todas estas cosas por los demás, te genera estrés y presión, y luego te deja solo para hacer todo lo que necesitas hacer por ti mismo.

Puede ser abrumador y puede defraudarse si hace demasiado, tanto mental como físicamente. Cuando estás demasiado comprometido, pierdes el sueño y es más probable que experimentes ansiedad. Agregar esta carga puede llevarte a sentir resentimiento hacia la persona que estás tratando de complacer.

Las personas que complacen a los demás agotan toda su energía mental mientras ayudan a otros a alcanzar sus metas, dejando poco tiempo y energía para dedicarse a sus propias metas. De hecho, las personas simpáticas pueden incluso comenzar a creer que las metas de los demás son más importantes que las propias.

Nadie puede hacerlo todo, y solo puedes ayudar a los demás cuando eres tu mejor yo.

Veamos cómo revertir este comportamiento.

5 hábitos para dejar de complacer a los demás

1. Mejora tu autoconciencia

Solo puede cambiar su comportamiento cuando lo reconozca, así que esté dispuesto a aceptar su verdad personal. Mire objetivamente su probable comportamiento agradable y hágase las siguientes preguntas:

  • ¿A quién consideras a la hora de tomar decisiones?
  • ¿A quién recurres cuando buscas aprobación?
  • ¿Te encuentras disculpándote a menudo?
  • ¿Te cuesta decir que no?
  • ¿Has cambiado el enfoque de tu vida por culpa de otra persona?
  • ¿Tus favores a corto plazo son buenos para las personas a largo plazo?

Cuando considera sus respuestas a estas preguntas, se está dando la oportunidad de aprender de ellas. Esto le permite controlar mejor su impulso de hacer felices a los demás.

2. Espera una respuesta

Si eres una persona agradable, ya sabes que es difícil decir que no. Pero en lugar de aceptar todo de inmediato, tómate un tiempo para pensarlo y tomar una decisión informada. Di algo como «Revisaré mi calendario y me comunicaré contigo mañana». También tendrás que pedirle a la persona más detalles sobre lo que te pide que hagas.

Luego considere si aceptar la solicitud es la mejor decisión para usted. ¿Este compromiso vale su tiempo y esfuerzo? ¿Por qué estás considerando aceptar? Si es para evitar un conflicto o simplemente porque le agradarás a la persona, realmente considera decir que no.

Las personas que complacen a los demás pueden identificar fácilmente las necesidades y los deseos de los demás, pero es más difícil identificar sus propias necesidades y deseos. Pero si te das un tiempo para aceptar la decisión en lugar de responder impulsivamente, Es poco probable que acepte hacer lo que está haciendo por las razones equivocadas.

Evite decir «sí» de inmediato, no se compromete a satisfacer las necesidades de los demás hasta que haya tenido la oportunidad de pensar en usted mismo y en cómo quiere pasar su tiempo. Piensa en lo que sacrificarías si accedieras a hacer lo que la persona te pidiera y, si es posible, podrías guardarle rencor a esta persona en el futuro por ello.

Y, si la persona necesita una respuesta de inmediato, su nueva respuesta predeterminada es no. Esto le da la opción de cambiar de opinión más tarde. Si dices que sí, estás atascado.

3. Practica el autocuidado

Para dejar de ser simpático, tienes que desviar tu atención de los demás hacia ti mismo. Una forma efectiva de hacer esto es practicar el autocuidado como parte de tu rutina, porque es fácil ignorarte cuando te preocupas por los demás. Pero como probablemente sepas, No puedes cuidar a los demás si no te cuidas a ti mismo primero.

Practicar el cuidado personal es un componente clave para detener el comportamiento simpático de las personas. Esto significa que debes priorizar tus necesidades físicas y mentales para que puedas aprender a respetarte a ti mismo, tus metas y tu tiempo. Cuando te enfocas en ti mismo, también puedes encontrar un sentido de autoestima internamente sin tener que buscar la validación de fuentes externas.

4. Crea límites

Cuando tiene límites claros y saludables en sus relaciones, tiene muchas menos posibilidades de sentirse aprovechado por las personas en su vida. Establecer límites contigo mismo y con los demás te ayudará a sentirte más seguro en tus decisiones y a tener menos resentimiento hacia tus seres queridos. O cuando permites que las personas crucen tus límites una y otra vez, reprimes la frustración hasta que atacas.

Por ejemplo, si tu amiga siempre te llama al trabajo, solo para conversar sobre su día, es posible que empieces a arrastrar los pies y a resentirte por no reconocer y respetar el hecho de que estás ocupado. Para solucionar esto, puede establecer un límite que diga que solo recibirá llamadas después de las 5:30 (o en cualquier momento). Puedes usar una expresión que le muestre que si no quieres ir directo al grano, prefieres concentrarte en ella que distraerte en el trabajo.

Establecer límites contigo mismo y con los demás te ayudará a sentirte más seguro en tus decisiones y a tener menos resentimiento hacia tus seres queridos.

Otra forma de crear límites es establecer un marco de tiempo cuando alguien te pide que hagas algo. Digamos que un amigo quiere que lo ayudes a mudarse durante el fin de semana porque eres cercano a esta persona y no quieres decirle que no, pero también tienes algunas cosas que quieres hacer tú mismo. Establezca límites diciendo que solo está disponible los domingos de 11:00 a 2:00 (o lo que esté dispuesto a hacer). Sea claro y cúmplalo cuando comunique esto.

Los límites son la conciencia de cualquier verdad que esté sucediendo en tu corazón, así que no tengas miedo de establecerlos y apégate a ellos. Adaptarse puede llevar un tiempo, pero una vez que las personas entiendan y acepten los límites que establezcas, te sentirás mejor.

5. Sé asertivo… con empatía

Si eres una persona agradable, es posible que sientas que tienes que justificarlo cada vez que dices que no. ¡Después de todo, usted quiere que la otra persona entienda que tiene buenas razones para rechazar su solicitud! Pero hacerlo puede resultar contraproducente, porque una vez que comience a enumerar sus excusas, otras personas pueden ofrecer soluciones potenciales a este «dilema» en su horario. Si están tratando de argumentar que sus compromisos actuales son menos importantes de lo que están pidiendo, realmente está atascado.

Si puedes aprender a tener confianza en el buen sentido, no sentirás que le debes una explicación a nadie. Cuando tienes confianza, eres capaz de satisfacer tus necesidades con calma. Cuando tienes empatía, puedes entender cómo se sienten otras personas. Entonces, cuando muestre confianza en su empatía, puede comenzar por reconocer los sentimientos de otras personas antes de hacer una declaración que le permita defenderse a sí mismo y sus necesidades.

Volvamos al ejemplo de un amigo que se muda. Puede responder a esta solicitud con una afirmación empática, como «Sé lo estresante que es mudarse, pero tengo otra obligación este fin de semana». Esto suena mucho más preocupante que un simple «no». En cierto modo, estás insinuando que te gustaría poder ayudar, pero tienes que priorizar otras cosas.

No estás siendo grosero cuando muestras este nivel de afirmación. Te vinculas con la persona al reconocer el estrés de su situación para que sepa que comprendes sus sentimientos, pero desafortunadamente, no puedes hacer todo lo que te pide.

Al final del día, las personas solo quieren ser escuchadas, así que si les demuestras que las entiendes, reconocerán que estás honrando sus sentimientos y lo apreciarán.

Reflexiones finales sobre cómo dejar de complacer a los demás

Trate de desarrollar estos hábitos, deje de gastar su energía tratando de complacer a los demás y comience a concentrarse en usted mismo. Una vez que dejas de intentar complacer a otras personas, ganas el tiempo y la energía necesarios para lograr tus objetivos y hacer lo que te hace feliz.

Honestamente, la primera vez que le digas que no a alguien será la más difícil. Sin embargo, una vez que supere este pequeño obstáculo y vea cómo esta nueva libertad puede beneficiarlo, es posible que no tenga problemas para continuar con este nuevo comportamiento. Recuerda, no tienes una razón para algunas solicitudes: quieres recuperar ese tiempo para ti mismo y quieres poder ayudar a aquellos a los que realmente quieres ayudar.

Connie Mathers es un editor profesional y escritor independiente. Tiene una licenciatura en marketing y una maestría en trabajo social. Cuando no está escribiendo, Connie pasa tiempo con su hija y dos perros, corre o trabaja a tiempo completo como trabajadora social en Richmond, Virginia.

La información expuesta en este artículo es de índole informativo, se recomienda siempre comparar información con otras fuentes de internet, antes de tomar una decisión sobre cualquier aspecto.

Comments

No comments yet. Why don’t you start the discussion?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *