4 formas simples de crear inmediatamente un sesgo de acción

Déjame adivinar, has estado postergando algo últimamente. Siempre has soñado con iniciar un negocio, escribir un libro o hablar con esa persona carismática en tu oficina, pero algo muy dentro de ti te impide actuar.

El cerebro humano es muy bueno para encontrar razones para no actuar. El cerebro humano está diseñado para mantenernos seguros y conservar energía. Por esta razón, estamos programados para buscar riesgos y reducir la cantidad de trabajo que debemos hacer para sobrevivir. Cuando sopesamos cualquier acción potencial, buscamos las razones por las que falló una acción o actividad en particular. Al mismo tiempo, buscamos formas de ahorrar energía y obtener los mismos beneficios con menos esfuerzo.

Esto significa que aquellos que pueden moverse de manera aguda y concentrarse tienen una gran ventaja sobre sus compañeros. Las investigaciones muestran que aquellos que pueden desarrollar un hábito de acción tienen muchas más probabilidades de tener éxito en los negocios y las relaciones que aquellos que se llaman a sí mismos procrastinadores o que son incapaces de realizar acciones rutinarias.

Este hábito se denomina “sesgo de acción” y se refiere a la tendencia a tomar decisiones rápidamente y actuar con regularidad en lugar de dejarse llevar por la preocupación o la duda. Pero, ¿cómo desarrollaste un hábito tan precioso? Sencillo y claro a través de la práctica.

Aquí hay cuatro formas de cultivar un sesgo de acción que desbloqueará tu vida:

1. Reduce las distracciones

Una de las principales razones por las que las personas citan para no tomar medidas es porque se sienten abrumados por la gran cantidad de cosas que tienen que decidir en sus vidas. Cuanto más pueda reducir la cantidad de distracciones en su vida, más podrá concentrarse en las cosas que son importantes para usted.

Considere desactivar todas las notificaciones del teléfono, excepto aquellas sin las que no puede vivir. Mejor decir no a las personas que te invitan a un evento. Aprenda a vivir dentro de sus posibilidades y ahorre energía para las cosas que más le importan.

“El trabajo es duro. Las distracciones son numerosas. Y el tiempo es corto”. adam hawkschild

2. Cuenta atrás desde cinco

Si te quedas atascado y empiezas a pensar demasiado en algo, es menos probable que actúes y actúes. Uno de los mejores libros que he leído sobre la adopción de medidas es The Five Second Rule de Mel Robbins. En el libro, describe un momento de su vida en el que todo parecía desmoronarse.

Tiene 41 años, es alcohólica, tiene un equilibrio entre vida personal y laboral y un matrimonio roto. Las cosas no iban bien y ella sabía que algo tenía que cambiar. Una noche, estaba viendo la televisión cuando vio un clip de un cohete preparándose para el lanzamiento, y sonó el necesario “cinco… cuatro… tres… dos… uno… lanzamiento”. en el fondo. Con esto, decidió implementar la práctica de contar hacia atrás desde cinco cada vez que sabía que necesitaba actuar en algo pero no podía.

3. Toma decisiones más pequeñas

La mayoría de los libros de autoayuda hablan sobre el desarrollo de un gran plan maestro y una visión general que lo guiará y lo impulsará hacia adelante. Por supuesto, tener una misión y una visión unificadas puede ser una excelente manera de ayudarlo a identificar metas distantes, pero también puede ser abrumador cuando solo piensa en su vida cotidiana.

Si tiene un propósito o una visión de alto nivel, está bien, pero no olvide la importancia de actuar en las cosas pequeñas todos los días. Hará algo que beneficiará tu mente (leer un libro, hablar con un mentor), tu cuerpo (correr o caminar durante 30 minutos) y tu alma (meditación, ir a un museo o ver a un viejo amigo todos los días). Las metas a largo plazo son importantes, pero no son importantes a menos que tomes las pequeñas decisiones correctas todos los días.

“No importa cuántos objetivos alcances, debes fijar tus miras más altas”. jessica salvaje

4. Crea un motor de decisiones

Una vez que comienza a tomar decisiones de manera regular, el proceso puede volverse adictivo. Los hábitos están hechos de ciclos. Hay un desencadenante que provoca una acción (hábito). Cuando completas la acción (hábito), recibes una recompensa que libera dopamina en tu cerebro. Esto, a su vez, te hace buscar oportunidades para interactuar con el disparador inicial.

Para desarrollar un hábito sólido en torno al “sesgo de acción”, debe crear un sistema que ayude a dar forma a ese ciclo de hábitos. Busque factores desencadenantes que puedan incitarlo a tomar medidas. Tal vez estés tratando de perder peso y quieras salir a correr todas las mañanas. Poner los zapatos a los pies de la cama puede ser tu motivación para levantarte y correr por la mañana.

Tal vez necesite mejorar en el cumplimiento de las asignaciones de trabajo a tiempo, por lo que reserva dos horas ininterrumpidas cada lunes por la mañana para planificar su semana y programar sus acciones más importantes. Independientemente de los sistemas que emplee, asegúrese de mantenerlos lo más simples posible. Cuanto más complejos sean sus planes, menos probabilidades tendrá de tener éxito a largo plazo. No necesitas un gran plan, solo necesitas comenzar ahora.

¿Cómo toma decisiones rápida y eficientemente todos los días? ¡Háganos saber en los comentarios a continuación!

Foto por Veinte Veinte Neto

La información expuesta en este artículo es de índole informativo, se recomienda siempre comparar información con otras fuentes de internet, antes de tomar una decisión sobre cualquier aspecto.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *